Elegir guardería.

La elección de guardería es una de las primeras decisiones a tomar con respecto a la educación de los nińos. En mi casi incluso antes de nacer, porque me dio la vena previsora y antes de dar a luz ya empece a buscar.
No tenía ni idea, la verdad, pero san Google me volvió a ayudar. Fui recopilando guarderías cerca de casa porque esto era una de las pocas cosas que sí que tenía claro. La opción de buscarla cerca del trabajo no me convencía porque no conduzco y en transporte público tardo casi una hora en llegar, por no decir a que hora tendría que levantarla y que los días que no trabajase pero si que hubiese guarde no podría llevarla.
Al final tenía tres y decidí ir a visitarlas y ahí fue cuando empece a darme cuenta de lo era importante en las guarderías y de lo que quería.
La primera que fui a ver era la más barata. Aún así flipe con los precios porque no tenía ni idea de lo que constaban. Era una casa tipo chalet y me dejaron entrar. Los nińos estaban tranquilos, eran pocos pero estaban sin hacer nada especial (durmiendo, dibujando…) en una estancia grande con colchonetas en el suelo… Todavía no entendía muy bien porque pero volví a casa triste y decepcionada.

La segunda que fui a ver era también un chalet pero más grande. Tenía mucho mejor pinta y también fueron amables. Me explico una Profe que tenían divididos a los nińos por edades, que podía llevar leche materna, que no gestionaban la beca de guarderías privadas y poco más… Pero me lo contó tal cual os lo cuento en dos minutos y sin dejarme entrar a ver las instalaciones!!!!
Imaginar como llegue a casa…
Y por fin fui a ver la tercera. Me recibió la directora, me enseńo las instalaciones y me llevo a su despacho para explicarme que ellos eran Escuela de Educación Infantil, me explico y enseńo el método educativo que utilizaban, que una de las profesoras era nativa inglesa y que cuando hacían actividades era en inglés, una vez a la semana piscina, que la subdirectora de la guarde era música y tenían estimulación musical desde pequeńos, que tenían actividades complementaras como la noche libre de padres ( cada dos o tres meses organizan esta noche un viernes y los nińos se pues en quedar a cenar y a dormir y se lo pasan pipa y tu sales…) o mini clases de cocina para hacer en familia…….
Encima gestionaban la beca de guarderías privadas que ya había calculado que seguramente me darían…. Os podéis imaginar como llegue a casa, no me puse de parto de la emoción de milagro!!!

Y con ocho meses entro mi hija mayor y con cuatro el segundo. Seguimos vinculados a ella a pesar de que a partir de este septiembre ya no va ninguno, pero es que ha sido muy buena experiencia.

Y vosotr@os¿qué experiencia habéis tenido? ¿Estáis contentos con vuestra guardeia?

20130905-225047.jpg

Anuncios